Friday, 18 August 2017

Martin McAnaney SM: Ideas sobre los Ministerios en Centro de Ciudad







Una y otra vez, los papas Pablo VI y Francisco nos han instado a asumir el camino de la Nueva Evangelización. Siempre me ha llamado la atención que a los maristas nos resulta difícil usar esta expresión. No sé por qué, pero nuestra renuencia es clara.

 



Desde su nacimiento en 2008, la Provincia Europea ha pensado que tenemos algo valioso que ofrecer a quienes buscan sentido en la vida dentro de la cultura contemporánea de Europa. No usamos el término Nueva Evangelización, pero ciertamente si el sentido. Los maristas en varias partes de la provincia estaban ya comprometidos en este ministerio, y de maneras muy creativas. Cuando examinamos estas iniciativas, era obvio que en cada caso, el enfoque estaba muy unido a la espiritualidad marista adaptándose al contexto local. En centros urbanas, algunas respuestas fueron elaboradas y otras muy simples. En cada escenario, los maristas estaban asumiendo su lugar en el contexto de la ciudad, celebrando su identidad de fe, y dando recibiendo amablemente a cualquiera que estuviera interesado o al menos que tuviera curiosidad, sin ponerles condiciones pesadas. Construían una iglesia inclusiva y hospitalaria por la cual trabajaron los primeros maristas.
 

 
En abril de 2015, la Provincia reunió a diez de los que participaron en este ministerio, provenientes de Deventer (Holanda), Dublín (Irlanda), Notre Dame de France (Londres), Toulon (Francia) y Passau (Alemania). La creatividad dentro de estas iniciativas fue inspiradora. Aunque no recuerdo haber oído la expresión, lo que los maristas estaban llevando a cabo era evangelización y era nueva.

 


Acogimos con alegría la oportunidad de participar en la Conferencia de Liderazgo Alpha llevada a cabo en mayo pasado en Londres. Esta ofreció a los maristas y a nuestros colaboradores en estos ministerios de ciudad un tiempo de reflexión sobre lo que estamos haciendo y sobre todo nuestro aporte específico como maristas.

 


Las semillas sembradas durante este evento darán frutos en el futuro, pero desde ya podemos celebrar la vocación marista y la forma en que invitamos a las personas a "ser discípulos" a la manera de María.

El haber encontrado personas de todo el mundo durante el seminario marista confirmó mi convicción de que tenemos la vocación de evangelizar a nuestros hermanos y hermanas en los pueblos y ciudades del siglo XXI de una manera nueva y distintiva. Oremos para que seamos fieles a nuestro llamado.

 

 

No comments:

Post a Comment